De la playa al pico más alto de España: la biodiversidad de Tenerife

La isla de Tenerife posee otro lugar catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, el Parque Nacional del Teide, el cuál es el más visitado de España, así como uno de los más visitados del mundo. / cortto - Flickr
Valora esta página

Clima tropical, comidas caseras a precios irresistibles, personas carismáticas y, sobre todo, un lugar donde poder cambiar de las playas más cálidas al fresco del campo en menos de media hora en coche. ¿Sabes de qué lugar hablamos?

La isla de Tenerife posee otro lugar catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, el Parque Nacional del Teide, el cuál es el más visitado de España, así como uno de los más visitados del mundo. / cortto - Flickr

La isla de Tenerife posee otro lugar catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, el Parque Nacional del Teide, el cuál es el más visitado de España, así como uno de los más visitados del mundo. / cortto – Flickr

De la playa al pico más alto de España: la biodiversidad de Tenerife

Es una isla, pero no te dejes engañar, en invierno también hace frío. Bien es cierto que Tenerife cuenta con ese clima tan característico del tropical, con temperaturas medianamente suaves y estables durante prácticamente todo el año, por lo que siempre es una buena opción para visitarla sea cual sea la estación.

Otoño, por ejemplo, es un buen momento para ir. Se acabó el calor intenso de agosto, las mareas están más calmadas y, con ellas, el viento. Haz una escapada antes de que las hojas no paren de caer en la ciudad, y disfruta de un trekking en condiciones por el Parque Nacional del Teide para acabar al rico sol en la Playa de las Teresitas, una de las más famosas de la isla.

Paso a paso

Para viajar a Tenerife tienes muchas opciones, es unas de las islas mejor conectadas. Por menos de cien euros te puedes escapar unos cinco días, porque sí, este viaje se merece más de un fin de semana.

Al aterrizar, directos al alojamiento a hacer el cambio oportuno. Deja de lado las chaquetas y las botas y cálzate unas sandalias acompañadas de un pantalón corto. Tras la ajetreada tarea de organizar el equipaje y los trámites aeroportuarios, lo mejor es empezar el viaje calentando un poco los huesos en sus playas… y Tenerife, para eso, tiene opciones para aburrir. Para los amantes de las playas inaccesibles, y como consecuencia, con menos gente, su ruta está por el norte, con preciosas playas de arena negra. También por el norte hay playas con más facilidades para acceder como Playa Jardín. Al otro lado de la isla, por la zona sur y oeste, las playas suelen ser de arena más blanca. En la Costa de Adeje encontrarás impresionantes playas como La Caleta, Torviscas, El Duque o La Pinta. Entre esta zona y la conocida playa de Los Cristianos está la zona más turística.

Ofertas

Cuando ya vayas notando que la marca del bañador se va tatuando en tu piel, es el momento de cambiar de ambientes y conocer las otras riquezas que esconde la isla, empezando como no podía ser de otra forma por el Parque Nacional del Teide. El pico de esta montaña volcánica mide 3.718 metros, posicionándose como la más alta de España. Una buena opción es ir al atardecer, además de por las vistas, porque es cuando menos gente se decide a visitar este lugar compuesto de un espeso bosque de pino canario con, probablemente, algo de niebla para ambientar la zona más rural, y otras sorpresas para retratar con tu cámara de fotos: la rosa de piedra, su paisaje lunar o el volcán Chinyero.

Dos pueblos que no puedes dejar de visitar son Icod de los Vinos, donde conocerás el Drago milenario, y La Orotava, conocido como el pueblo de los balcones. Seguimos la ruta más ‘pueblerina’ con la visita a La Laguna, un lugar perfecto para pasar la tarde con muy buen ambiente universitario. Eso sí, la juerga juvenil no quita que sea una ciudad universitaria Patrimonio de la Humanidad, con preciosas calles donde no vas a querer parar de caminar. Otro imprescindible para tu lista es Garachico, para disfrutar de unas piscinas naturales que se formaron cuando en 1706 el volcán Trevejo arrasó con el pueblo e incluso un trozo del mar.

Para comer bueno, bonito y barato, apréndete esta palabra: Guachinches. Estos establecimientos típicos de Tenerife te sorprenderán. Igual no de primeras, cuando veas mesas y sillas plegables con manteles de papel puede que incluso parezca que están metidos en el garaje de la casa de la vecina, y probablemente sea así. Pero, una vez olvidado estos prejuicios, no te vas a arrepentir de haber decidido sentarte en este establecimiento. Comida casera y vinos de cosechas propias a precios inigualables. No solo lo agradecerás, es que vas a volver.

Fuente: Gonzoo

Licencia: Creative Commons