Turismo en Toledo, la ciudad de las tres culturas: judia, cristiana y musulmana

Toledo, la ciudad de las tres culturas
Valora esta página

Toledo, la ciudad de las tres culturas

Toledo, la ciudad de las tres culturas

Nuestro país encierra una variada oferta turística en la que descubrir y viajar a los distintos episodios de nuestra historia. Y uno de los emplazamientos más singulares para conocer un poco mejor nuestro reciente pasado es la ciudad de Toledo.

Aquí, el turismo encuentra una oferta cultural y artística  tan variada como extensa es la historia de la ciudad. Ésta comienza con emplazamientos anteriores a la llegada de los romanos que la conquistaron en el siglo II a.C. y bautizaron como Toletum convirtiéndola en un centro administrativo y militar. Les siguieron visigodos, árabes, castellanos y leoneses; y en el siglo XVI Carlos V convirtio a Toledo en la capital del imperio. Posteriormente, con Felipe II perdió su protagonismo, el emperador trasladó la corte a Madrid, restando a la ciudad gran parte de su relevancia política aunque no la religiosa, aun hoy continúa siendo una  importante archidiócesis españolas.

A lo largo de todo este camino, Toledo fue encrucijada para tres culturas: cristianos, musulmanes y judíos, que dejaron una impronta de convivencia en las calles y plazas de la ciudad que todavía hoy es tangible y constituye una de las señas de identidad de la llamada Ciudad de las Tres Culturas.

Puente de Toledo

Con esta trayectoria milenaria, la principal dificultad para el turismo en Toledo es la de elegir. Monumentos, gastronomía, arte, historia o cultura compiten para atraer la atención del turista con una oferta tan atractiva como variada. Sin desmerecer las otras y como se puede intuir por nuestra introducción, la historia y la cultura constituyen nuestra opción favorita para visitar Toledo.

Para organizar una ruta turística por la ciudad conviene conocer la estructura y geografía de ésta. Toledo, Patrimonio de la Humanidad desde 1986, se encuentra en la margen derecha del Rio Tajo, que la rodea por tres de sus cuatro costados: este, sur y oeste.  La ciudad se construyó sobre un pequeño monte que, desde la época romana sino antes, se rodeó de una muralla que servía de defensa. Dentro de esta muralla, de la que se intuyen algunos restos, se extendió de manera desordenada el Toledo histórico que ha llegado hasta nuestros días.

Haciendo turismo en Toledo disfrutaremos de incontables monumentos, calles y rincones en los que se palpa la historia de la ciudad. Sin embargo, no están todos los que son, se han perdido la mayoría de los restos de las épocas romana y visigoda, muchos de ellos han servido de cimientos a las sucesivas construcciones y otros se han destruido. El crecimiento de la ciudad estuvo siempre limitado por el Tajo y las necesidades defensivas, obligando a levantar las nuevas construcciones aprovechando las anteriores. No obstante, la ciudad de las tres culturas, mantiene vivos los testimonios históricos de la convivencia entre cristianos, judíos y musulmanes

El Alcazar de Toledo

Turismo por el Toledo cristiano

La ciudad de Toledo se convirtió al cristianismo con el Imperio Romano y desde entonces la religión católica siempre ha estado presente, incluso en la época musulmana y en ciertos períodos heréticos visigodos se toleró a los católicos. Es durante la presencia árabe cuando se da una mayor convivencia entre las tres culturas – religiones, la católica, la judía y la musulmana. La Reconquista también mantuvo un cierto nivel de tolerancia religiosa que desapareció con la llegada de los Reyes Católicos a finales del siglo XV.

En siglo XI la reconquista llegó a la ciudad y pasó a manos cristianas convirtiéndose en una suerte de enseña de la religión católica. En el siglo XII Toledo contaba con todo tipo de edificios de usos eclesiásticos y afines como colegios, hospicios, hospitalitos, capillas. En ese periodo  pasó a ser conocida como la “ciudad convento”.

En la actualidad el visitante puede encontrar multitud de monumentos católicos: la Catedral Primada, la Iglesia de Santo Tomé, Parroquia de las Santas Justa y Rufina o  el Monasterio de San Juan de los Reyes solo por mencionar algunas de ellos. Además es fácil encontrar otros edificios de origen religioso que hoy  tienen otros usos como el Convento de San Gil, actual sede de las Cortes de Castilla-La Mancha

¡Busca aquí tu Oferta en Toledo! Reservandia.com

Ver ofertas en Toledo

Turismo en el Toledo judío

Los judíos tienen una larga historia en la Península Ibérica y su presencia en Toledo está documentada ya en tiempos de los romanos. Desde entonces su existencia ha estado condicionada por los equilibrios políticos con los visigodos, los árabes y los cristianos; viviendo sus periodos de esplendor con el empuje del Califato de Córdoba y posteriormente, en el siglo XII, con las persecuciones almorávides que empujaron a muchos judíos a huir de la zona musulmana y refugiarse en zona cristiana.

Los barrios en Toledo no estaban perfectamente delimitados no obstante la mayor concentración de población y monumentos religiosos ha inducido a hablar de judería o “barrio judío”. En lo que hoy se conoce como la judería perviven 2 de las más de 10 sinagogas que había en los tiempos de mayor esplendor de la comunidad hebrea.

Toledo. San Juan de los Reyes y Puente San Martín

El turismo en Toledo puede disfrutar de una de las juderías más antiguas de Europa. Aunque la comunidad Judía se extendía por toda la ciudad, la mayor concentración parece que se ubicaba en la zona oeste de la ciudad próxima al puente de San Martín y la puerta del Cambrón. Allí encontramos las construcciones defensivas sobre el puente, que son conocidas como el Castillo de los Judíos, y, muy próxima, la Puerta del Judio, datada en el siglo XII. En las casas más antiguas de la zona existen restos de estancias específicas del culto y la cultura judías.

Otras zonas de Toledo como la calle Comercio o la calle Platería también tuvieron una importante presencia hebrea que progresivamente han ido diluyendo sus rasgos característicos a medida que la ciudad crecía y se modernizaba.

Turismo en el Toledo musulmán

En el año 711 Toledo cayó en manos musulmanas que la mantuvieron hasta finales del siglo XI, casi 400 años. Como resultado la estructura urbana y la arquitectura del Toledo histórico es árabe. En cualquier ruta por la parte más antigua podrán apreciar las características de las ciudades musulmanas: calles estrechas con casas muy próximas, preciosos patios, ventanas típicas, nunca enfrentadas, el uso del ladrillo y la mampostería; la continua presencia de arcos y la utilización del agua en los patios

En su momento de máximo esplendor, Toledo contó con doce mezquitas de las que sólo quedan dos, la del Cristo de la Luz y la de Tornerías, ambas correspondientes al último período previo a la reconquista. Algunas de las mezquitas desaparecidas sirvieron de base para la  construcción de iglesias posteriores, sería el caso de la mezquita mayor, construida sobre una iglesia visigoda y sobre la que posteriormente se construyo la catedral.

Otro de los restos claramente árabes son las “puertas de la ciudad” Las puertas de la Bisagra Vieja, de Alcántara y la de Valmardón son de inspiración musulmana.

En el este, en la parte más alta de la ciudad y ocupando los terrenos del actual Alcázar de Toledo se encontraba la fortaleza árabe, la alcazaba, y los palacios, de la ciudad. Desde hay hacía la zona del Puente de Alcántara se encuentran restos de las murallas en muchos de los cuales también es evidente la inspiración árabe.

Catedral de Toledo

Turismo en Toledo, la ciudad de las tres culturas

Como hemos explicado una de las singularidades de la ciudad es la convivencia de poblaciones con culturas y religiones beligerantes. Esta singularidad que se respira en la atmosfera de sus calles y monumentos ha sido recogida en un espectáculo en la zona de la Judería, Toledo Time Capsule. Un espectáculo artístico y multisensorial que recoge la esencia de esta convivencia y le invita a comprender el mensaje que encierra la ciudad, el entendimiento y armonía entre las culturas cristiana, judía y musulmana, a través de representaciones y hologramas de alta tecnología.

Fuente:ZoomNews

Licencia Creative Commons